Cratividad y handmade a la hora de decorar

by Casa home house-
cratividad-y-handmade-a-la-hora-de-decorar

Reciclar, pintar y no desperdiciar ni hasta la caja de los ravioles. Un departamento que conjuga arte, manualidades y todo lo que pueda inspirar el espacio.

Alejandra nos contó que toda la deco fue surgiendo de acuerdo al departamento y que había muchas cosas de la casa anterior que quería conservar. Hace 11 años que están en este nuevo hogar y en relación a lo que fue viendo y los espacios, se armó todo lo demás.

El espejo lo pensó para el lugar en donde está ubicado, lo hizo ella y sólo tuvo que usar una base de fibrofácil, papel tisú, cola, sogas y unas cajas de ravioles para hacer las divisiones. Luego lo pintó ¡Super económico y queda genial!

 

 

 

 

Una de las mesas que se encuentra al lado del sillón está hecha de una vieja máquina de coser. No es el pie de las que estamos acostumbrados a ver. Ésta también es Singer, pertenecía a la abuela de Marcelo, el marido de Ale, pero el modelo tenía un botón con un resorte que hacía que la máquina de coser se diera vuelta automáticamente ¡Super moderna!

 

 

 

El mueble que hoy se usa de cristalero, originalmente pertenecía a unos amigos y Ale ¡Lo recicló! Estaba pintado con sintético, lo quitó, lo lustró y le puso los vidrios en la puerta.

En el comedor, se realizó un mueble a medida en base a una idea de su dueña. El carpintero que lo llevó a cabo la orientó para ver qué materiales usar y en dónde ubicarlos, para que no quede tan cargado visualmente.

 

 

 

La mesa ratona que está junto al sillón, hace más de 35 años que acompaña a Ale. La ama por ser una mesa muy resistente, que pasó por un montón de situaciones y que a todos tienta para apoyar los pies cuando están sentados.

Otro juego de tres mesas que se enciman, las compró en una casa que liquidaba por cierre y fue ¡Amor a primera vista!

 

 

El fanal de mármol y un corazón del mismo material son obras de Juan Ramón Giménez. Al dorso de la obra en forma de corazón, se puede leer: “Teoría sobre la precaución en el amor”.

Una claraboya de barco es la protagonista de la puerta que da a una de las habitaciones y estudio que utiliza Ale para trabajar.

 

 

En la habitación pintó la pared de rosa e hizo el cuadro que está sobre la cama. La mesa de luz y la cómoda, pertenecían a su abuela y también las recicló: las lijó y le sacó lo brilloso.

 

 

Por último, en la cocina abundan los peces y en el balcón creó un mini jardín.

 

 

Con un poco de imaginación, manos a la obra, buen gusto y mucha perseverancia para encontrar lo que nos gusta, no hace falta gastar una fortuna para que nuestra casa se vea tal cual la queremos ¡Sigamos el ejemplo de Ale y hagamos brillar nuestro ingenio!

 

Share: