Esas viejas casas queridas

by Casa home house-
esas-viejas-casas-queridas

Una puerta se abre y de pronto ya no se escuchan los ruidos de los autos, no hace frío, los colores y las plantas llenan de calidez y alegría. Ahí, sin que los años afecten su hermosura se erige una casa que cautiva y habla por sí sola.

De una generación a otra

Los tatarabuelos de Vicky y Cami fueron una de las primeras familias de Mar del Plata. Ellos construyeron esta casa, típica del momento -año 1900 aprox-, basándose en la tipología arquitectónica de lo que se conoce como “casa chorizo”.

Se trata de una modalidad de casa de patios, generada a partir de un esquema tripartito: una hilera de habitaciones seguida de una circulación en galería y un espacio abierto. En general, ocupa un lote angosto y alargado.

 

En este caso, hay dos terrenos y dos casas construidas en forma de espejo, basados en un eje de simetría, que deja un patio central que se comparte. Hace muchos años, había una parra que cubría este sector y generaba una especie de pérgola. Con ella, hacían vino patero.

El patio, además, representaba ese espacio común que compartían las dos familias y que oficiaba de punto de encuentro.

 

 

Este estilo de casas, es una tipología exportada, muy común en Buenos Aires y que pertenece a los inmigrantes que llegaban a otros puertos y se venían a la ciudad. La casa no se conectaba por dentro y para ir a los diferentes ambientes había que salir y circular por la galería ¡Incluso el baño estaba afuera!

En Mar del Plata no tenemos un clima templado y en invierno las noches pueden ser muy frías. Por ello, la abuela de Vicky y Cami decidió hacer una pequeña modificación y conectar la casa por dentro e incluso agregarle un baño al lado de la cocina ¡Una genia!

Este tipo de construcción tiene muros autoportantes. Eso quiere decir que a diferencia de las casas actuales, no hay vigas o columnas, sino que el peso de la casa está sostenido por las paredes. Por eso los muros son gruesos, de ladrillos comunes uno apilado arriba del otro. La altura de los ambientes también es muy característica de la época.

 

Todo se transforma

Este tesoro sufrió algunas modificaciones con los años, necesarios para poder mantenerla. Toda la instalación de luz y gas se hizo de nuevo. En la galería se cambió el techo, pero se conservó la forma. Hoy en día son Vicky y su hija las que viven allí y se encargaron de poner durlock en algunas paredes, pintar todo nuevamente y restaurar muebles antiguos. Las habitaciones, el living y el patio se llenaron de color ¡ Y nos encanta!

Habitación de Vicky:

Una pared en verde oscuro se convierte en el punto focal al ingresar, pero sin duda la protagonista es la silla mecedora Windsor realizada en Guatambú. Este estilo de sillas data del siglo XVIII y combina muy bien en los interiores de estilo colonial, campestre y rústico.

La mesa de noche, es original del estilo Chippendale, un ebanista inglés que se dedicaba al diseño y fabricación de muebles. Las patas de adelante son del tipo cabriolé, decoradas con una hoja tallada en la parte superior, que termina en garra. Las posteriores son rectas y de sección cuadrada. Los efectos decorativos se logran mediante las vetas de la madera y con marquetería.

Típico de estas casas son las altas puertas con vidrio repartido que dejan pasar mucha luz natural, en vez de tener salida al balcón como un departamento más, cada ambiente tiene su propia salida a la galería.

 

 

Habitación de Cata:

Siguiendo con la gama de los verdes, en la habitación de la hija de Vicky se utilizó un tono verde manzana, que rejuvenece el ambiente y aporta mayor claridad junto con el mobiliario pintado de blanco. Encontramos un ropero Chippendale y una cómoda estilo provenzal. Infaltable en esta casa es la mesa Singer que utilizan como escritorio.

TIP: Para disimular la altura del ambiente, Vicky no pintó las paredes en su totalidad, sino que generó un límite usando dos colores, visualmente se percibe como altura de la pared la pintada de verde manzana, mientras que el blanco se funde con el cielorraso. Otra manera de “bajar” visualmente la altura, sería pintar el cielorraso de un tono oscuro.

 

 

Living:

Los mosaicos calcáreos se fabrican en forma artesanal desde 1896. Diseños simples a otros sumamente coloridos, generan climas cálidos y acogedores en cualquier espacio. Fondos lisos, con líneas y dibujos de diferentes formas y colores, integran el abanico de opciones que brindan estos pisos. La casa de Vicky los tiene desde el 1900, pero hoy ¡Son la última tendencia!

En el living encontramos otra silla de la línea Windsor, ésta particularmente es el modelo Boston que se ve mucho en bares y cafés, también realizada en Guatambú.

 

 

Patio trasero:

No sólo se puede disfrutar de la galería y del patio en común, sino que también cuentan con un patio trasero en donde encontramos el encanto de lo antiguo en cada rincón. Los clásicos piletones de cemento, un banco de plaza y el viejo baño externo que ahora funciona como lavadero.

 

 

Puerta de entrada:

Al ingresar, ciertas características delatan que esta puerta pertenece a otra época: su madera maciza, el trabajo de ebanistería, la bandolera en la parte superior y su gran altura.

Por el corredor, la forma orgánica de la lámpara y los mosaicos calcáreos coloridos dan la bienvenida a esta casa chorizo y su historia.

 

Soñar

-Si pudieran restaurar la casa ¿Qué le harían?

– Todo lo original que se pueda mantener, se mantiene. Y lo que no, lo reemplazaríamos por algo mejor:

  • Puliríamos todos los cerámicos.
  • Le sacaríamos la pintura a las puertas para que se vea la madera original.
  • El techo que es de chapa y madera lo haríamos de vuelta, ya que no se puede recuperar.
  • Puliríamos los pisos de pinotea y los plastificaríamos.

 

Dato interesante:  

Antiguamente los pisos de pinotea se montaban sobre tirantes y sobre columnitas que hacían que el piso no se apoyara sobre el suelo directamente, sino que quedaba suspendido a 20 o 30 centímetros sobre tirantes.

Puede parecer una forma precaria de colocar un piso, pero no es así, ya que aún teniendo más de 50 años siguen estando en óptimas condiciones. Esta cámara de aire previene contra la humedad y hace que en verano el ambiente sea más fresco y en invierno más cálido.

 

¡Gracias por abrirnos la puerta a este hermoso e inolvidable lugar!

 

Share: