¡Llegamos a Namibia!

by Casa home house-
llegamos-a-namibia

Seguramente más de una vez han pensado cómo sería vivir en otro país, ya sea porque realmente tenían la idea de mudarse y conseguir un nuevo trabajo o sólo por fantasear con una vida diferente. Pero alguna vez se les ocurrió pensar en ¡¿Namibia?!

En general no se sabe mucho de África, más de lo que podemos estudiar o ver en las noticias. Nos cuesta imaginar cómo es la vida allá, qué tan desarrollado está, cómo es la gente, sus costumbres, la cultura. Para aclararnos todas estas dudas está Guadalupe, una argentina, que por una historia de amor muy particular, se mudó a este curioso continente.

 

 

Guadalupe y Alexander se conocieron en Brasil, ambos estaban de vacaciones y coincidieron en un hostel en Isla Grande. Guadalupe es marplatense y Alexander es africano, oriundo de Namibia. Luego de pasar una semana juntos, se enamoraron y él siguió a Guada hasta Mar del Plata. Aquí tuvieron dos hijos, Salvador y Adela, pero la idea de volver al país de origen de Alex siempre estuvo presente, hasta que se concretó.

 

 

 

  • ¿Cómo es Namibia? Contanos del lugar en donde vivís:  
  • Es increíble. Creo que el hecho de descubrir nuevos lugares, aromas, colores y ver las diferentes culturas que conviven, son los aspectos más positivos de haberme separado de mi familia y amigos. Mi casa está ubicada en la capital de Namibia, que es más chica que Mar del Plata, vivo en un área residencial que está llena de casas grandes.  
     
  • ¿Es seguro?
  • Para la gente de acá, no. En realidad ellos dicen que no es tan seguro, pero para mí sí lo es. Desde que estoy acá nunca supe que le hayan robado a alguien y mis hijos salen a jugar a la vereda sin problemas.
     
  • ¿Qué idioma hablan?
  • ¡El que se te ocurra! Mayormente hablan inglés, pero también hay muchos alemanes, así que esa es otra lengua que se practica y además hablan Africans, que es un idioma que proviene de Sudáfrica. En casa, por ejemplo, se habla inglés, alemán y español.
     
  • ¿Se mezclan muchas culturas?
  • ¡Sí! muchísimas. El 90% de la población es de color y ellos se dividen en diferentes tribus. Se distinguen por su contextura, sus trajes. En el supermercado te podés cruzar con personas que usan taparrabo, comprando a la par de uno. Además, hay gente de todo el mundo, podés ir a un bar y si prestás atención se escuchan un montón de idiomas diferentes.

 

Las tribus que habitan en Namibia son, principalmente, los Herero, los Himba y los San. Los Herero representan el 10% de la población del país, las mujeres se visten con ropas de colores llamativos y usan un sombrero muy característico, ya que su forma está inspirada en la cabeza de una vaca. Cuando Namibia aún era una colonia alemana, los Herero realizaron una rebelión en contra del gobierno (desde 1904 a 1907), pero los alemanes eliminaron al 70% de la población. Este hecho luego fue reconocido por la ONU como uno de los primeros genocidios del siglo XX.

 

 

Los Himba, viven de una forma más precaria, tienen casas de adobe y paja y las mujeres sólo usan una especie de falda corta y una capa hechas con cuero de vaca. Untan su cuerpo y pelo con una mezcla (otjize) hecha con  grasa de vaca y polvos rojizos que obtienen de unas piedras, para protegerse del sol. La mujeres son las que ordeñan las vacas, cuidan los hijos y construyen las casas.

 

 

Por último, los San, son aproximadamente 30.000 en Namibia. En el pasado eran cazadores y recolectores, pero hoy en día viven como pastores o trabajando a cambio de sueldos mínimos. Muy humildes, habitan en aldeas alejadas de la civilización.

 

 

Namibia es un país muy moderno, conserva un legado cultural y arquitectónico germano, pero todo se destaca por su funcionalidad. Además, tiene como atractivos principales sus dunas rojas que llegan a los 300 metros de altura y una fauna salvaje en el Parque Nacional de Etosha en donde se pueden encontrar gacelas, rinocerontes negros y guepardos, entre otras especies.

 

 

Hay discriminación, pero para sorpresa de muchos, se marca principalmente desde la gente de color hacia los de tez blanca. Existe un resentimiento, ya que aún no se encontró una igualdad en la sociedad. El trabajo está regulado por medio de una ley que exige que el 90% del empleo sea para la gente de color y el 10% restante para los blancos. Por ese motivo, es que para la gente blanca es muy difícil ser empleado; deben dedicarse a actividades independientes.

De todas maneras, la gente es muy agradable, se destaca por la forma en la que se visten, sin seguir ningún lineamiento de la moda.

 

¡La casa de Guada!

Windhoek es la capital del país, allí se encuentra Ludwingsdorf, un barrio residencial a cinco minutos del centro, que alberga la nueva casa de Guada. En este sector de la ciudad se pueden ver muchas construcciones nuevas, sencillas a simple vista, pero funcionales. Todas cuentan con interiores espaciosos, grandes parques y la mayoría posee piscina, para poder tolerar las altas temperaturas del verano (entre 30 y 40 grados).

En el barrio de Ludwingsdorf, se aglomera parte de la población blanca y sus construcciones se caracterizan por ser sobrias, no hay un estilo arquitectónico definido, se ven desde techos de tejas a dos aguas hasta fachadas racionalistas, mucho uso del cemento a la vista y materiales de última generación.

A la casa de Guada y Alex se accede por escalera, ya que sus 220m2 cubiertos se encuentran ubicados en planta alta y cuenta, además, con un enorme parque. Los ambientes se conforman por un living comedor con cocina integrada, tres habitaciones, dos baños -de los cuales uno es en suite- y un balcón con vistas al monte.

Si bien su exterior se ve sencillo, una casa que tranquilamente podríamos encontrar caminando por nuestras calles marplatenses, es el diseño interior lo que marca la diferencia. La casa pertenecía al padre de Alex, por eso atribuimos a él el exquisito gusto y fina elección de materiales. Pero, ni bien llegaron a su nuevo hogar, lo que más le sorprendió a Guada fue la sobriedad de la decoración: todo en blanco, negro y grises. Sin embargo, esa neutralidad le permitió jugar con el color, que es el sello de su estética personal.

 

 

Hoy en día la casa mantiene un contraste entre porcelanato pulido y alfombras rústicas, muebles laqueados y objetos artesanales, terminaciones de acero inoxidable y luminarias de diseño moderno, con colores vivos que están presentes en cada rincón.

En la habitación de los niños no pueden faltar los jueguetes con los que juegan cada tarde.

Curiosidades

  • En la cocina encontramos dos bachas, una en la mesada principal para lavar los platos y otra en la isla que posee dos grifos, uno para lavar algo rápido mientras cocinan y el otro grifo posee un filtro para poder beber. En Namibia el agua es un bien preciado y su cuidado es de suma importancia ya que hay falta de este recurso.
  • Hay una restricción que permite utilizar una cierta cantidad de litros por día, los platos se lavan al estilo de los restaurant, se enjabona todo y luego se lava todo junto. También se recicla el agua de ducha guardándose en un balde para luego usarla en el regado del jardín.
  • ¿Conocían esto? La cocina a gas tiene dos hornallas comunes y una con la graduación justa de fuego para usar con el wok ¡Perfecto para los amantes de estos platos!

Detalles especiales

  • En el living se encuentra una pintura que Guada expuso en una muestra de arte en Mar del Plata. En ese momento, su suegra había comprado de forma anónima esa obra y la guardó para enmarcarla y colgarla. Así cuando su nuera llegara al nuevo país, se encontraría con ese trabajo que tanto había amado y que pensó que nunca más iba a ver ¡Todas queremos suegras así!

 

  • En un cilindro de vidrio guardan piedritas de cada lugar al que van, algo que se fue dando sin planear y hoy en día ya es una costumbre familiar. Para Guada lo lindo es ver una de las piedras y remontarse al recuerdo del viaje y de dónde la obtuvo.

 

 

Ropa

La ropa es muy colorida, de buena calidad y sobre todo ¡Muy económica!

 

Green Market

Los sábados es paseo obligado darse una vuelta por Green Market, un mercado al aire libre donde se pueden encontrar innumerables productos orgánicos y artesanías, desde canastas hasta indumentaria y accesorios ¡¡Todo hecho a mano!!

Namibia y África en general, prometen grandes aventuras con hermosos paisajes naturales, diferentes etnias, idiomas y costumbres muy distintas a las nuestras. Todo un mundo por descubrir y, gracias a Guadalupe, nos acercamos un poquito más a este maravilloso continente.

 

 

Ph: Guadalupe de Souza, Zeba Grande, Google search.

 

Share:

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *