Un lugar donde el tiempo se congela

by Casa home house-
lugar-donde-tiempo-se-congela

Nacer, crecer, amar, son algunos de los pilares de la vida y es lo que Vanesa Widmer Franul deja plasmado en sus trabajos. Creativa, amante de las artes en todas sus expresiones, nos cautiva con su estudio de fotografía que refleja su pasión por lo natural y el handmade.

Calidez, luminosidad, música suave y un particular aroma es lo que predomina en este estudio que, automáticamente, te desconecta del mundo y te invita a relajarte. Lleno de paz, es el lugar ideal para recibir a las familias que desean fotografiar a sus hijos.

Los relojes que se encuentran allí no marcan la hora real, ya que Vanesa con sus fotografías “congela el tiempo”.

 

Desde hace cuatro años se dedica de lleno a la fotografía de niños y bebés. Si bien había realizado otros trabajos, sus preferidos van desde la panza de la mamá, al bebé recién nacido (entre 10 y 15 días) y de ahí en adelante. Su paciencia y tranquilidad son factores claves para poder realizar su trabajo, ella le da al bebé el tiempo que necesita para estar con la mamá y recién ahí se comienza con la fotografía.

En un principio trabajaba en su casa, pero empezó a necesitar un espacio más confortable, amplio e independiente. La búsqueda no fue fácil, después de ver varias oficinas y departamentos, al fin encontró el lugar perfecto que le permite separar su vida hogareña del trabajo.

 

 

El estudio es un ambiente diáfano, espacioso. La luminosidad de este monoambiente le permite trabajar con luz natural en verano y flash de estudio en invierno, la organización y distribución le posibilita tener sectorizado el área de fotografía y que los padres también estén cómodos, puedan sentarse y tomarse un mate, té o café, ya que el tiempo de la sesión lo marca el bebé.

 

 

Se inspiró en las redes sociales para decorar su estudio. Si miramos con detenimiento lo primero que se nos vendrá a la cabeza es el estilo nórdico ¡Y estamos en lo cierto! este ambiente rescata los colores pasteles, los elementos orgánicos como maderas y pieles y grandes cantidades de luz natural; pero ésta creativa fue por más y también fusionó lo nórdico con muebles de estilo para darle su impronta.

 

 

Lo orgánico y natural es para ella una filosofía de vida y el pilar de su ambientación. Tiene juguetes de madera y sonajeros de semillas, todo es de tela, incluso los muñecos que están hechos a crochet. Los fondos en sus fotografías son vinilos simil madera, pero la idea es que en un futuro sean de madera real.

 

Vanesa no sólo es fotógrafa sino que ama realizar cosas con sus manos. Por eso estudia y toma cursos constantemente, algunos de ellos fueron los de encuadernación y carpintería. Como resultado de ese aprendizaje tenemos este hermoso mueble que serruchó, lijó y ensambló; además de las sillas que están pintadas y tapizadas por ella. Como si fuera poco, cuando puede teje: hace gorros, vinchas y mantas.

Le encanta recorrer ferias, para comprar elementos originales, viejos o que se puedan reciclar. A futuro, le gustaría colgar más cuadros con imágenes de sus trabajos y pintar una mesa de blanco.

En las sesiones siempre usa la ropa que tiene para los bebés, si la familia quiere puede llevar algún juguete del niño, pero prefiere que usen su vestuario para marcar su impronta en las imágenes. Así como también la presentación de la entrega de las fotos es muy original y artesanal.

 

¡Amamos este estudio y el trabajo de Vane! Si querés conocer más sobre ella y lo que hace, buscala en www.facebook.com/vanesa.widmerfranulfotografa o en Instagram: vanewidmerfranul_fotografa

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *