Nos despedimos del blanco

by Casa home house-
nos-despedimos-del-blanco

El blanco era el color neutro por excelencia a la hora de pensar en un ambiente. Para los que son menos arriesgados, lo más sencillo era pintar de blanco y luego agregar color con los artículos de decoración. Poco a poco esa tendencia fue cambiando, para darle lugar al gris, que hace brillar todos los estilos.

¡Sí! El gris es tendencia pura. Super combinable con todos los estilos, principalmente con el industrial o el nórdico. Lo podemos incorporar en paredes, con sus diferentes tonalidades, en lo textil por medio de alfombras, sillones, sillas, mantas o incluso, en el jardín, ya que es uno de los colores que más potencia el verde.

 

 

 

El gris puede usarse en combinación con colores cálidos, para reafirmarlos. O con colores fríos, para crear contrastes. Los resultados van a variar según prefiramos ambientes más familiares o sofisticados. También, es buena idea usar colores como el rojo, fucsia, el violeta o los verdes como para darle vida al ambiente.

 

 

Para el Feng Shui, el gris relaja y garantiza el buen descanso, por ello es bueno usarlo en el dormitorio: se puede incorporar por medio de acolchados, respaldos de cama o, directamente, el color en la pared. Quizás no conviene que sea un gris muy oscuro.

 

 

Y si desean innovar, usarlo en la cocina es una apuesta arriesgada, pero muy moderna. Al igual que usar la pintura de pizarrón, para paredes en comedores, lo que da un aire de bistró.

 

 

Antes de elegir el blanco por default, hay un tono de gris para cada efecto que se quiere lograr en decoración. Investiguen, prueben y arriesguen.