Recibiendo a Noah

by Casa home house-
recibiendo-a-noah

Luego de 12 años de soñar con tener un hijo y de hacer todo lo posible para buscarlo, un día cualquiera, de forma natural le dijeron a Romina y Pablo que estaban esperando un bebé.

Con ojos soñadores, Romina siempre imaginó cómo podría ser aquella habitación que habían destinado para su futuro hijo. Fueron realizando algunos muebles, pero cuando finalmente recibieron la noticia más deseada y menos esperada en aquella consulta con el médico, sintieron que tenían que otorgarle a su bebé una habitación que le diera la bienvenida de una forma especial.

 

Cuando se contactaron con nuestra interiorista, la pareja transmitió su felicidad y lo grande que había sido su deseo todos estos años, por lo tanto ella tenía que realizar una habitación a la medida.

Si bien no hubo requisitos esenciales, no querían una habitación recargada, ni que fuese obvio el hecho de que era para un varón. Tomando como punto de partida la ternura que los koalas le transmiten a Romina, se eligió una temática general de bosque ¡Un bosque que hasta elefantes tiene!

La caja pintada de un tono verde suave unifica e integra los elementos del lugar. El árbol fue pensado como el punto focal de la habitación y de allí fueron surgiendo el resto de los componentes.

La copa del árbol tiene la función de ser la luz de noche, ya que cuenta con 100 lucecitas de led. Con un diseño artesanal, cada parte del árbol fue minuciosamente pensada: su estructura, materiales y tonalidades.

Se pensó cómo subirlo por la escalera, para ensamblarlo directo en la habitación. Se sortearon diferentes obstáculos, como una esquina en falsa escuadra o que el cielorraso de yeso se desgranara al colocar los tornillos.

¡Finalmente se pudo colocar! y se decidió añadir más copa en los laterales de la pared, para generar una sensación más envolvente.

 

¿Cómo llegar hasta allí? Una alfombra a medida imita un camino de pasto que hará las veces de rincón donde soñar bajo el árbol.

La idea se complementó con una repisa en forma de letras, que compone el nombre del protagonista: NOAH. Y se le agregaron diferentes animalitos tejidos.

La luminaria central de madera simula ser un fruto de bosque, como las terminaciones del barral de la cortina, donde un koala se trepa y abraza estas nuevas cortinas de confección.

Se cerró el vestidor con una puerta espejada con sistema de puerta granero. Dos cuadros con fotos en blanco y negro de koalas sobre la mesita de luz completan los detalles en color negro que se desparramaron por la habitación.

Al mueble donde se ubica la tv se le colocaron adornos muy funcionales: ¡Son pequeños juguetes para la primer etapa de Noah!

La cuota de color y ternura está dada por un perímetro de pastitos, hongos y bichitos del bosque que rodean las paredes y aparecen en cada rincón sobre los zócalos.

La mecedora fue un pedido exclusivo de la mamá de Noah, un lugar donde amamantar y mimarse un poquito ella, mientras comparten un momento único entre madre e hijo.

Se mandó a tapizar el puff ya existente para que parezca un juego completo con la mecedora.

¡La cuna tampoco desentona! Con la chichonera llena de animalitos en color blanco y negro, se une al acolchado gris y almohadones de la misma temática.

El vestidor también fue parte de este diseño, con un canasto para que los juguetes se puedan sacar o guardar fácilmente, canastas para tener todo bien a mano y unas perchas de animalitos que no dan ganas de ocupar, se siente el aire puro del bosque.

¡Esperamos que Noah sea muy feliz en este refugio en medio del bosque, diseñado sólo para él!

Share: